Los siete efectos de las relaciones sexuales prematrimoniales

1.
Las relaciones sexuales prematrimoniales tienden a provocar que las parejas rompan su relación antes de que ocurra el matrimonio.
 
2.
Muchos hombres no desean casarse con una mujer que ha tenido relaciones con alguien más. “está bien que yo tenga relaciones con la chica que tú te casarás, pero no está bien que tu tengas relaciones con la chica con la que yo me casaré”.
 
3.
Aquellos que tienen relaciones sexuales prematrimoniales tienden a tener matrimonios menos felices. La relación física es un fundamento inadecuado sobre el cual construir una relación duradera.
 
4.
Aquellos que tienen relaciones sexuales prematrimoniales son más propensos a que sus matrimonios terminen en divorcio.
 
5.
Las personas y las parejas que han tenido relaciones sexuales prematrimoniales son más propensas a tener relaciones fuera del matrimonio. Esto es especialmente cierto para las mujeres; aquellas que se involucran en relaciones sexuales prematrimoniales son doblemente propensas a tener relaciones extra-matrimoniales en contraposición a aquellas que no tuvieron relaciones sexuales prematrimoniales.
 
6.
Tener relaciones sexuales prematrimoniales puede en forma engañosa conducirte a casarte con la persona que no es correcta para ti… el sexo puede “enceguecerte”.
 
7.
Las personas y parejas con experiencia sexual pre-marital parecen obtener satisfacción sexual más temprano en el transcurso del matrimonio. Sin embargo, son más propensas a estar menos satisfechas en general con su vida sexual dentro del matrimonio. Parece ser que sus experiencias sexuales pre-maritales regresan para asustarles – tomando de “el verdadero amor espera” (Broadman and Holman Publishers, 1996)
   
Estadísticas Generales

Tomando de un estudio  nacional en los Estados Unidos reportando en El Anuario del Estado del Nov Americanos, 1994 y de una encuesta del Departamento Estatal de Educación hecha en 1995 a 2314 estudiantes de secundaria de 58 escuelas secundarias escogidas al azar, como visto en el sitio web: Pasos hacia la abstinencia sexual pre marital.

Un adolecente se vuelve sexualmente activo cada 10 segundos.
El 55% de los estudiantes encuestados han tenido relaciones con otro estudiante durante sus años de escuela secundaria.
El 11% han tenido relaciones sexuales con otro estudiante antes de la edad de 13 años.

El 21% han tenido 4 o mas compañeros sexuales en sus años de escuela secundaria.

El 46% de esos encuestados no utilizaron anticonceptivo alguno.
Cada 26 segundos nace un niño de una madre soltera.
En un periodo de 24 horas, 2795 niñas se embarazan.
Cada día, 7742 adolecentes se vuelven sexualmente activos.
Uno de cada 3 personas entre 13 y 15 años han tenido relaciones sexuales.
1106 adolecentes se hacen abortos diariamente.
 

¿Conducen al divorcio las relaciones prematrimoniales?

Un estudio realizado por el Dr. Kahn de la Universidad de Maryland y el Dr. London del Centro Nacional para Estadísticas sobre la Salud par la Encuesta Nacional del Crecimiento de la Familia administrado a 2,746 mujeres encontró que las mujeres que han estado involucradas en sexo pre-marital antes del matrimonio incrementan el riesgo a divorciarse en un 60% aproximadamente.

 

El peligro de vivir juntos

Un estudio llevado a cabo por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos encontró que las mujeres que viven con su novio son 62 veces mas propensas a ser atacadas por ellos que las que viven con sus esposos. (Soloson , 1995)

Un estudio publicado en Terapia Familiar de la Universidad estatal del Norte, mientras investigaban a estudiantes universitarios, los sociólogos encontraron que “esos hombres que han co-habitado demostraron los puntos de vista más abiertos hacia la violación”.

Varios estudios hechos durante la década anterior encontraron que los hombres co-habitan usualmente por la conveniencia de la relación, en cambio, las mujeres son más propensas a cohabitar con la expectativa que la co-habitación las llevara al matrimonio.

El Dr. Jan Stats de la Universidad Estatal de Washington, un notable investigador co-habitacional, encontró que: “La agresión es por lo menos 2 veces más común entre personas que cohabitan que entre personas casadas”.

Un estudio reciente hecho en la Universidad estatal de Península (Brown & Booth, 1997) confirmo que quienes co-habitan pelean, gritan y golpean más que las personas casada.

La encuesta nacional de CRIME VICTIMIZATION, conducida por el Departamento de Justicia de Estados Unidos mostro que todos los crímenes violentos en contra de mujeres cometidos por sus parientes o por sus compañeros íntimos entre 1979 y 1987, aproximadamente 65% fueron cometidos por, ya sea un novio o ex esposo, mientras que solamente el 9% fueron cometidos por esposos.

Un estudio Británico reciente encontró que el abuso infantil es 20 veces más común en casos donde la madre estaba cohabitando con un hombre que no es su esposo.

 

Implicaciones Psicológicas

Las mujeres no casadas, sexualmente activas, tiene una probabilidad de cuatro veces más alta de estar bajo cuidado psiquiátrico. (Josh McDowell, ¿Por qué esperar? Citando a la Dra. Elizabeth Whelan, sexo y sensibilidad.)

Las mujeres que cohabitan tienen tasa de depresión tres veces más altas que las mujeres casadas (Instituto Nacional para la Salud Mental.)

 

¿El vivir juntos resulta en matrimonio?

Un estudio conducido por Bennett, Blan y Bloom (Repaso de la Sociología Americana, 1998, Vol. 53: 127-138) titulado: “Compromiso y la Unión Moderna entre Cohabitación Prematrimonial y Estabilidad de Matrimonial Subsiguiente”, encontró que el riesgo de divorcio después de vivir juntos es un 80% más alto que el riesgo de divorcio para aquellos que no han vivido juntos. Puesto de una manera más simple: si ustedes viven juntos antes de casarse, tienen más del doble de probabilidades de divorciarse que si no viven juntos.

Un estudio de la Universidad de Columbia citado en una revista New Woman que “solo el 26% de las mujeres encuestadas y solo el 19% de los hombres se casaron con la persona con la que estaban cohabitando”.

Psicology Today reporto lo hallazgos del sociólogo de la universidad de Yale, Neil Bennett donde reporta que las mujeres que cohabitan son 80% más propensas a separarse o divorciarse que las mujeres que no habían cohabitado con su esposo antes de casarse.